baptism1El sacramento del Bautismo es la introducción en la vida de fe.  Es “la base” de la vida Cristiana y la puerta a los otros sacramentos.  El Catecismo considera el bautismo como “la puerta a la vida en el Espíritu”  donde los fieles reciben “iluminación” y se convierten en  luz de fe para los demás. (1213, 1215 – 1216)

¡Felicidades! Si es usted un padre que desea el bautismo para su hijo. El sentir esa responsabilidad  es una maravilla. Queremos celebrar con ustedes al conducir a su hijo a la Iglesia para recibir el Sacramento del Bautismo.  ¡Nuestra familia parroquial se alegra cada vez que  recibe un nuevo miembro – su hijo nos traerá nueva vida  tanto a ustedes como a nuestra Iglesia!

Ustedes están aceptando la responsabilidad de entregar a su hijo en la práctica de la fe. El enseñar a su hijo a seguir los mandamientos de Dios será su deber tal como Cristo nos enseñó a amar a Dios y a nuestro prójimo.”  (Rito de Bautismo #77)

Los sacramentos, como “fuerzas que brotan” del  Cuerpo de Cristo siempre vivo y vivificante, y como acciones del Espíritu Santo que actúa en su Cuerpo que es la Iglesia, son “las obras maestras de Dios” en la nueva y eterna alianza. (CCC #1116).  Los padres necesitan entender la importancia de alimentar la fe de sus hijos bautizados dentro de la comunidad Católica participando activamente en la vida de la parroquia y la liturgia.

Durante la ceremonia del bautismo, los padres prometen  ser los “maestros principales de sus hijos en la fe.”  Esto se logra viviendo la fe que les enseñan y el significado de vivir en la “nueva vida” que nos da el bautismo.  Antes del bautismo, se recuerda a los padres que su deber es de enseñar a sus niños como Cristo nos enseñó, a amar a Dios y a nuestro prójimo.

Un buen regalo de responsabilidad es el bautismo que ofrecen los padres a sus hijos a través de la acción de la iglesia considerando este momento importante en la vida de fe de sus hijos a través de su propia consagración.

Los padres al desear que su hijo sea bautizado deberán comunicarse a la Oficina Parroquial llamando al           (760) 744–1540 entre las horas de 9:00 a.m. a 7:00 p.m., lunes a viernes, lo más pronto posible antes o después del nacimiento de su hijo.

Bautismo