The-sacrament-of-reconciliation-web Reconciliación El Sacramento de Reconciliación también reconocido como “Confesión” o “Penitencia” se refiere a la misericordia y segundas oportunidades. Es una oportunidad de sanar nuestra consciencia y un nuevo comienzo con almas libres de pecado como lo fue el día de nuestro bautizo.   Esta segunda conversión es una tarea ininterrumpida para toda la Iglesia que “recibe en sum propio seno a los pecadores” y que siendo “santa al mismo tiempo que necesitada de purificación constante, busca sin cesar la penitencia y la renovación”. Este esfuerzo de conversión no es sólo una obra humana. Es el movimiento del “corazón contrito” atraído y movido por la gracia a responder al amor misericordioso de Dios que nos ha amado primero. . (1428) Así como no es bastante ir a confesión; usted debe estar afligido verdaderamente por lo que ha hecho y tener cada intención de evitar el pecado más adelante. Reconciliación se trata de reformar su vida al desviarse del pecado, expresando tristeza y dedicar su vida a vivir con Dios como el centro. Esta conversión como explica el Catecismo se puede promover en actividades diarias Católicas, por ejemplo, cuidando a los pobres, recibiendo la Eucaristía, hacer una confesión, leyendo Escrituras sagradas, deshacerse de cosas como abnegación de si mismo, y proveer para nuestros prójimos a través de actos de caridad. (1434-1439)   Nuestros Sacerdotes están disponibles para el Sacramento de Reconciliación los sábados de 3:30 – 4:25 (antes de la misa de las 4:30 p.m.) y de 6:15- 6:55 (antes de la misa de las 7:00 p.m.)